miércoles, 10 de octubre de 2012

Diez características básicas de una buena escuela

Hay una gran diferencia entre una escuela y una buena escuela. Aún contando con los mismos recursos (materiales y humanos) y el mismo tipo de población estudiantil, existen diferencias notables en la calidad del servicio que prestan unas y otras.

¿Qué hace que una escuela obtenga mejores resultados que otras? ¿Qué marca la diferencia?

Encontramos un grupo de 10 condiciones que constituyen la base de la gestión de una buena escuela. Las detallamos a continuación:

En una buena escuela...
  1. Existe una adecuada organización del tiempo, que permite el máximo aprovechamiento para la enseñanza. Hay clases todos los días hábiles previstos en el calendario escolar.
  2. El espacio y el mobiliario son suficientes y adecuados para la tarea escolar.
  3. Hay un proyecto escolar conocido y compartido por la comunidad (visión y objetivos comunes).
  4. Los directivos están en la escuela, su presencia es constante y se encuentran al frente de la institución (asumen el liderazgo).
  5. La enseñanza se planifica y existen estrategias de seguimiento al trabajo en el aula.
  6. La enseñanza y el aprendizaje se enriquecen con el uso de diferentes recursos didácticos. Todos los alumnos disponen de materiales para trabajar, privilegiando el libro. Existe una prioridad escolar en acrecentar la cantidad de libros, existentes y leídos, por alumno.
  7. Los directivos y docentes tienen altas expectativas sobre su propio trabajo y el de los alumnos; se actualizan y trabajan en equipo asumiendo responsabilidades compartidas por el aprendizaje de los alumnos.
  8. Existen procesos de detección, atención y seguimiento para alumnos con dificultades de aprendizaje. Se implementan sistemas de tutorías y estrategias de formación de habilidades para estudiar.
  9. Se mantiene una estrecha relación con la comunidad (padres de familia, instituciones externas, autoridades, etc.). La escuela conoce a las familias y propicia su participación.
  10. La evaluación y la autoevaluación son elementos esenciales. La escuela se responsabiliza por los resultados que obtiene, identifica sus aciertos y errores, se preocupa por conocer la opinión de los alumnos y las familias acerca de lo que marcha bien y de lo que necesita ser mejorado.
Insisto en que estas diez características son tan solo una base.

Con tu visión y experiencia como educador, te invito a participar en este blog y compartir tus puntos de vista.

Gracias por leerme.



Referencia bibliográfica:
ROMERO, Claudia (2008): Hacer de una escuela, una buena escuela: evaluación y mejora de la gestión escolar. Aique Grupo Editor. Buenos Aires, Argentina.

6 comentarios:

  1. Interesantes puntos, sería bueno que hicieras algo similar, pero del top ten de las diez características de una mala escuela, no creo que sea lo contrario a las que ahora presentas.
    El sentido sería no para exhibir, mas bien para identificar lo que NO se debiera permitir en un contexto escolar.
    (Limberth)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena idea... Gracias por tu comentario Limberth

      Eliminar
  2. Excelente, siempre buscando la mejora continua...(Miguel)

    ResponderEliminar
  3. Me parece que es lo necesario para llevar a cabo un buen proceso de enseñanza - aprendizaje, sin embargo creo que dentro de esas características se debería de considerar fundamentalmente cual es la esencia de dicho proceso, el cual yo diria que es la formacion de seres humanos, mas que de recursos humanos.. en fin. :)

    ResponderEliminar
  4. Completamente de acuerdo Alejandro. Formación humana, pertinente y relevante. Saludos!

    ResponderEliminar